Garnacha Rioja

Centenaria Garnacha Rioja en las faldas de Yerga

Las garnachas, después de un buen seguimiento de madurez producen vinos cubiertos en color, que mantienen la acidez y aportan la estructura necesaria para el equilibrio de nuestros vinos.

Aquí tenemos nuestro mayor tesoro, ya que nuestras uvas pertenecientes a esta variedad son las más antiguas, algunas de nuestras viñas con más de 110 años de vejez. En aquellos años era generalizado plantar “vidau”, esto quiere decir  que se ponía una mezcla de variedades, aunque la predominante es la garnacha, hay alguna cepa de tempranillo, uva blanca, garnacha roya, blanco francés (variedad tinta), garnacha tintorera…

Nuestro viñedo más antiguo se encuentra en el paraje de Hoyalapuerca y fue plantado por nuestro abuelo Amador a su vuelta de viaje de novios. Como anécdota señalar que durante este viaje, que transcurrió por tierras valencianas, le causó curiosidad un par de variedades de allí, concretamente la bobal (tinta) y merseguera (blanca) y no dudó en traerse unos sarmientos de recuerdo, con lo cual en estas viñas podemos encontrar unas pocas cepas de estas variedades valencianas camufladas entre la garnacha.

Además de en Hoyalapuerca (110 años de vejez), también podemos encontrar garnacha en otros parajes como Serrano (80 años de vejez). Aunque en la zona hubo años atrás, arranques masivos de garnacha, nosotros hemos mantenido esas viñas plantadas por nuestros mayores. Esas viñas de garnachas viejas, plantadas en vaso y sin riego, son las mejor adaptadas a los rigores del clima de las faldas del monte Yerga. Llevan muchos años ayudándonos a producir vinos de muy alta calidad y esperemos que lo sigan haciendo muchos años más.

De nuestras garnachas, elaboramos nuestro rosado. También está presente, en diferentes mezclas en el crianza, el Vendimia Seleccionada Crianza con un 60% procedente de viñedos centenarios de garnacha Rioja y el reserva con un 40% de uva de dichos viñedos.